Tropezando

pies-descalzos

– ¿Cómo andas?
– Bien, supongo.
– No has entendido mi pregunta.
– ¿A qué te refieres?
– Te pregunto que tu cómo andas. Ya sabes. Los hay que van a trompicones, otros van pisando fuerte, otros van de puntillas para no hacer ruido, otros dan rodeos, para despistar. También están esos que parece que van flotando en su nube y, cómo no, los que prefieren arrastrarse.
– Yo soy de los que tropiezan, y siempre con la misma piedra.
– Entiendo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s