Cuando merezca la pena

Andas.

Tropiezas.

Caes.

Y le levantas.

Andas. Tropiezas de nuevo. Caes. Y te levantas. Otra vez.

Pero cuando no paras de tropezar, cuando no paras de caer, llega un momento en el que ni te molestas en intentar levantarte. Y te quedas ahí. Tal vez no sea donde más te gustaría estar, pero ya no puedes volver a caerte.

Es triste acostumbrarse a lo malo pero al final te acostumbras. Para rectificar siempre hay tiempo. Y para levantarse también. Ya lo harás cuando algo merezca de verdad la pena.

@pablopacanowski
Dibujo de @pablopacanowski
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s