Cuando me venías a buscar

nino

Has cambiado. Estás más alto, o al menos lo parece. Ahora eres más guapo, más mayor, más atractivo. Ya no llevas esas horribles zapatillas. Pareces un hombre.

Pero… ¿Sabes qué? Me gustabas más cuando olías a hierba y a gasolina, cuando llorabas como un niño asustado y hablabas sin hablar. Cuando todavía no sabías mentir. Cuando me venías a buscar.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s