Algo muy personal que compartir

Alain Laboile
Alain Laboile

Publicado el 24 de noviembre de 2015 en mi perfil de Facebook.

Compartido con mis seguidores en WordPress hoy

No soy partidaria de poner este tipo de cosas por Facebook. Nunca lo he sido. Pero hoy siento la necesidad imperiosa de hacerlo. Por si a alguien, algo de lo que digo le pudiera servir. Dentro de poco llegan las navidades, y los muros de la gente se llenarán de reflexiones, balances del año que se va, y propósitos para el que viene. Yo voy a adelantarme, lo hago en noviembre. Es un mes que siempre me ha gustado y este año ha sido un mes especial aunque difícil.

2015 ha sido uno de mis peores años, si no el que más, pero también ha tenido momentos muy significativos. Y es sin duda en el que más he aprendido. He conocido y a la vez perdido a gente maravillosa. He estado en el cielo y en el infierno, y en mil estados intermedios. He tenido cuatro trabajos, he estado en tres ciudades, en dos países y en tres o cuatro casas. Un caos. No sabía lo que quería. Siempre he admirado a la gente que sabe lo que quiere y va a por ello. Y en ello estoy yo ahora. Es triste que para saberlo haya tenido que tocar fondo. Y arrastrar a ese fondo a alguien conmigo. Y también es triste que, a veces, no valoras lo que tienes hasta que tienes que gritar auxilio. Pero sé que tengo unas amigas y una familia –especialmente una madre y una hermana – que no todo el mundo puede presumir de tener. Y que, de un modo u otro, aunque sea al otro lado del teclado, han estado ahí.

Pero no es que cuando estés mal te des cuenta de los que están y de los que no. Porque eso siempre lo has sabido. Es que te das cuenta, de los que están, quién suma y quién resta. Esa es una de las cosas que he aprendido. También he aprendido a no juzgar. Creo que es una de las peores cosas que hay. Nos dedicamos a juzgar a los demás por lo que hacen sin saber ni si quiera por qué ni para qué lo hacen. Pues lo hacen por una razón, por un motivo o quizás no saben por qué lo hacen, y ya está. Otra cosa que he aprendido es a no decir “yo nunca haría eso”. Pues no sabes en qué situación te va acabar poniendo la vida para que al final lo acabes haciendo. En definitiva: criticar menos y empatizar más. Sí, hay que aprender a empatizar. Sonríe al mundo y el mundo te sonreirá, aunque quede cursi.

Si ves que algo muere, no lo alargues más, déjalo irse. Porque crecer es aprender a despedirse. Elige lo que te haga feliz y no lo que sea cómodo. Ama tu caos. Y dile a tu madre que la quieres.

“El pasado puede doler, pero según lo veo puedes huir de él o aprender” (Rafiki, “El Rey León”). Y en esto estamos.

Anuncios

4 comentarios en “Algo muy personal que compartir

  1. Nadie sabe lo que quiere hasta que lo tiene delante. A los diecisiete años yo tuve claro que quería dedicarme a escribir, aunque sabía que llegar a ser escritor es algo muy difícil, por lo que opté por estudiar Publicidad y Relaciones Públicas, mientras peleaba por hacer realidad mi objetivo. Y gracias a esa carrera, aprendí a escribir mejor y conocí buenas personas que durante un tiempo formaron parte de mi vida y me enseñaron muchas cosas.
    Equivocarse no es malo, pues si no te equivocas, ¿cómo vas a aprender? Lo importante es comprender por qué cometiste esos errores, para no volver a repetirlos.
    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s