Granada 2016

Una semana después de la vuelta, por fin encuentro tiempo para escribir sobre mi semana en Granada. Ya había visitado esta ciudad con anterioridad pero este último viaje ha dado mucho más de sí.

Los primeros días fui a trabajar. Aún así, por las noches pude perderme un poco por Granada. Una de ellas, descubrí el precioso Carmen de los Mártires.

El segundo día permitió a mis ojos contemplar una de las cosas más maravillosas que han podido ver a lo largo de mi vida: la Alhambra en noche de luna llena. Además, pude disfrutar de una visita guiada y conocer mil detalles de los que no tenía ni idea. Lo cierto es que entramos de día y salimos de noche. Ver atardecer allí es todo un privilegio. Me prometí a mi misma comprarme una cámara nueva y estrenarla allí la próxima vez que vaya. No se me ocurre una mejor manera de hacerlo.

Y llegó el fin de semana y pude disfrutar a tiempo completo. El viernes visité la catedral y varias calles aledañas con tiendecitas árabes en las que se vendían especias, infusiones de mil tipos, lamparitas, portavelas y demás souvenirs. Adquirí un colgante de la mano de Fátima, incienso, algunos dulces árabes y, como si fuera una guiri, me hice un tatuaje de henna. Si vais a haceros uno, cuidado, no todos utilizan henna natural, muchos utilizan pintura (huele muy diferente). También debo advertir de que, a pesar de que la henna que se utiliza para tatuajes es bastante natural, no es pura 100% porque a veces lleva algún colorante, y puede producir una reacción alérgica.

El sábado…¡volví a la Alhambra! Habían venido amigas a visitarme y sólo dos de ellas tenían el pase. Yo había llamado previamente al Patronato para informarme de si había alguna manera de conseguir entradas a última ahora –se agotan con semanas e incluso meses de antelación- y me dijeron que debíamos ir a primerísima hora porque cuando abren las taquillas se venden el 10% de las entradas totales para ese día. Así que al ser sábado decidimos ir a las 6 a.m. ¡y ya había cola! Como hacía algo de frío y no habíamos desayunado decidimos dividirnos y que unas fueran a buscar una cafetería.

Encontramos una (perteneciente a la Alhambra) que si no recuerdo mal abre sobre las 7 a.m. Pues ¿cuál fue nuestra sorpresa? que había una segunda cola en frente de la cafetería y mucho más pequeña. Preguntamos si esa cola también era para conseguir entradas de ese 10% y, efectivamente, lo era. La persona que nos lo confirmó, matizó que esa cola era para efectuar pagos con tarjeta. Así que informamos vía whatsapp a las que se habían quedado en la primera cola y decidimos esperar en ambas. Como era de esperar, la más pequeña avanzó antes y conseguimos nuestras entradas. Vimos amanecer en la cola y volví a ver la Alhambra, esta vez de día, como la primera vez que la vi hace ya casi 3 años.

12918022_1154456871232818_750554798_n

Consejo: si vais a la Alhambra y no tenéis entrada, id a primera hora a la cola más cercana a la cafetería (está algo escondida). Nosotras fuimos a las 6 a.m. porque era sábado y primavera (una de las épocas con más turismo), pero unos conocidos que fueron el jueves anterior consiguieron entradas yendo a las 7.30 h. Imagino que, por ejemplo, un lunes de enero con estar a las 8 de la mañana, que es cuando abren las taquillas, es suficiente.

También visitamos los barrios del Albaicín y el Sacromonte -donde se encuentran las cuevas del flamenco-, tapeamos (te pides un par de cañas y con las tapas o raciones que te sacan gratuitamente, ya has cenado) y probamos los piononos, el dulce típico granadino. Normalmente soy más de salado, pero creedme, están riquísimos, me he propuesto encontrar la receta y hacer unos pocos.

Y llegó el domingo, día de la vuelta. Visité con mi prima -que es arquitecta- varios edificios situados en la calle de las Ciencias. Uno de ellos era el Museo de la Memoria de Andalucía. Diseñado por Campo Baeza, es famoso por su patio.

IMG_2605.JPG

La verdad es que me hubiese quedado, al menos, una semana más. El buen tiempo, el ambiente, la gastronomía, la belleza de la ciudad, hacen de Granada un lugar único del que es difícil desprenderse.

No hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada (Francisco de Icaza)

Me quedé con ganas de ver el Museo de la Prensa, me lo apunto para la próxima.

Anuncios

2 comentarios en “Granada 2016

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s