Quien fue a Sevilla…

Escrito el 9 de septiembre de 2016 para dekrakensysirenas.com

 

Soy el tren más bonito que perdiste

Te escribo desde la distancia, ahora que ya no me dueles, ahora que ya no me tiemblan las piernas al pensar en tu reacción al leer mis palabras, ahora que ya, para mí, no eres nada más que un -no me atrevería a decir bonito- recuerdo con olor a pasado.

Es gracioso, porque no sabes lo fácil que lo hubieses tenido conmigo si hubieses querido. Pero esa es la cuestión, que quizás nunca quisiste. Me idealizaste. Nos idealizamos el uno al otro y preferimos soñarnos que hacernos realidad.

La verdad es que soñé tantas veces -que no noches- contigo, que cuando te “tuve” me supo a poco. Entrecomillo esa conjugación pasada del verbo tener, porque no sé hasta que punto tienes a una persona cuando la historia física duró sólo unas horas, aunque la emocional transcurriera durante meses. Meses de “ahora me gustas y ahora no”, meses en los que jugaste a ser el perro del hortelano, meses que terminaron en hastío.

Me dijiste que te habías enamorado de mí, que te gustaría escapar conmigo un mundo lejano y que lo harías, con o mi consentimiento. Pero como en tantas otras historias, las palabras se las llevó el viento, quizás al lugar al que querías huir conmigo. O no.

Un día comprendí que no estaba bien cómo me hacías sentir. Me hacías tan pequeña que podía caber en tu bolsillo. Y amigo, así no funciona la cosa. Quien te quiere bien te hace sentir grande.

Así que decidí hacer el ejercicio de hacerte pequeño a ti. Diminuto. Hasta el punto en el que pudiera meterte en una cajita. Después tiré la llave al mar. No sin antes haber abierto esa cajita en un par de ocasiones para mirarte por última vez. Eras tan guapo…

Si algo he aprendido en mi corta vida, es que tienes que quedarte con quien te suma y no con quien te resta. Y la vedad es que nunca me sumaste. Jamás me entendiste, y lo peor es que ni si quiera trataste de hacerlo. Quien te entiende no te pide explicaciones, y tú me las pedías. Constantemente. Quien te entiende no te juzga. Y quien no te entiende pero te quiere, tampoco. Pero tu juzgaste cada aspecto de mi,  excepto el físico. Quizás era eso lo único que te atraía de mí. No lo sé.

¿Sabes una cosa? Todo en esta jodida ciudad me recordaba a ti. Mi relación con Madrid acabó siendo la misma que contigo: de amor odio. Y a Madrid, o se la odia, o se la ama, sin términos medios. Y yo no quería odiarla, así que hice la maleta, sin meter en ella ninguno de tus recuerdos. Total, los recuerdos viajan solos, no necesitan tren ni equipaje.

Me han contado que después de que me marchara estuviste un tiempo interpretando el papel de víctima. Era algo que se te daba muy bien. Tan bien como todo lo que te proponías, he de admitir. “La he perdido”, decías.

Pero no te equivoques. No me perdiste. Me fui yo para que no me encontraras.

Y no lo has hecho. Aunque me consta que trataste de buscarme ¿por qué ahora? Ni si quiera lo hiciste cuando vivíamos a tres paradas de metro de distancia. Cuando estábamos a un golpe de teléfono -o de WhatsApp-, cuando me tenías al otro lado del teclado.

Me fui lejos, donde no pudieras encontrarme. Por primera vez, no puse rumbo al norte, para despistarte. Apuesto a que creías que me había ido a mi ciudad, a la ciudad de la catedral bonita. O a esa playa de un poco más arriba, donde te esperé aquella noche.

Pero no, esta vez puse rumbo al sur, rompiendo con todas mis costumbres. Me fui a Sevilla y nada más llegar, tiré mi móvil al río Guadalquivir para que ya no tuvieras modo de localizarme y que se hundieran con él los recuerdos de noches en vela escribiéndote. Lo sé, debería haber sido más ecologista y haberlo llevado al punto limpio pero el gesto no hubiese quedado tan poético ¿no crees?

Me fui a Sevilla y me llevé mi silla conmigo, fuiste tu quien perdió la suya.

suarez-2-644x362
Paisaje del Guadalquivir, pintado por Ricardo Suárez.
Anuncios

2 comentarios en “Quien fue a Sevilla…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s