Lluvia y espinas

Cuidado con hacerte el héroe y venir a quitarle las espinas a mis rosas, igual te acabas pinchando tú.

Quisiste ser el Sol en mis días de lluvia y que juntos creáramos un arcoiris, pero nunca te paraste a pensar que quizás yo quería que siguiera lloviendo, porque me encanta.

Sigue leyendo